viernes, 13 de abril de 2018

Hacer oídos sordos a la mafia del sexo


Ismael López Fauste
Periodista. Ex colaborador del lobby del sexo. Autor de “Escúpelo: crónicas en negro sobre el porno en España” https://goo.gl/y8fMHG
Dec 20, 2017

Hacer oídos sordos a la mafia del sexo

3. f. despect. Grupo organizado que trata de defender sus intereses sin demasiados escrúpulos.
Definición de “mafia” según la RAE.

La semana pasada comentaba la tendencia de los pornógrafos y proxenetas a cambiar su forma de publicidad por algo más sutil a través de entrevistas e “influencers”. También decía que nada de esto sería posible sin la fuerza de la difusión mediática.

Ha sido una semana de campaña. Izquierda Unida ha dicho que nanay a beneficiarse económicamente de la venta de cuerpos, y Aprosex se ha cogido un rebote de miedo en un comunicado porque dice que se debería abandonar esa actitud paternalista hacia las trabajadoras sexuales.

En un orden de cosas más navideño también compartía esta foto -previa a su ingreso en prisión- de Torbe, pornógrafo acusado de trata, con Samantha Villar, periodista.
 
Ismael López Fauste


La complicidad de los medios hacia personas vinculadas con la pornografía no sería tan sospechosa si también mostraran la otra cara de la moneda. La parte fea, la real. Hablo de los daños colaterales, las parejas de aquellos que de repente ven sus deseos de agarrarlas de la nuca y eyacular en su cara. Los mismos que ven sus deseos legitimados por una figura de apodo progresista -porque la tele así lo decidió- que dice que consumir porno libera, que lo que llama trabajo sexual es una experiencia feliz y que, bueno, las mujeres también fantasean con ser violadas. La frase no es mía, es de la Responsable de Igualdad de Podemos, Clara Serra, durante una charla que le ofrecieron a varios representantes del negocio pornográfico en la universidad pública.

Pocos meses después de dejar de colaborar y cortar el contacto con los pornógrafos, tres chicas desconocidas entre sí, menores de edad todas ellas, me contactaron para que les pasara contactos. Vengo de un pueblo pequeño, y las noticias vuelan, supongo. Las tres tenían argumentos muy parecidos:

La pornografía era una alternativa a estudiar una carrera universitaria. Antes tenían una idea contraria, pero ahora estaban convencidas de que a través del porno iban a empoderarse. Dos de ellas usaron esa palabra. Una incluso planeaba alternarlo con la prostitución.

Sacaron la idea de un programa de televisión que vieron a las 10 de la noche donde se entrevistó a una actriz porno que parecía de su edad, aunque no se habló de qué empresas la respaldaban ni qué posición privilegiada ocupaba en el lobby. Pero las muchachas no tenían motivos para dudar que, como mínimo, no se les estaba contando toda la verdad.

Sé que una de ellas está cursando muy felizmente la carrera de Inef, la otra marchó a estudiar interpretación y una tercera quizás cayó en la trampa, aunque no estoy demasiado seguro ni estoy seguro de querer estarlo.

Por muy meapilas que suene -al lobby le gusta la palabra mojigato, lo usa contra cualquiera que no les baile el agua-, lo de dar acceso a adolescentes a este contenido, sin ni siquiera ofrecerles posibilidad de falsear su edad, es como repartir cigarros en la puerta de un colegio. Tienen por un lado las charlas de educación sexual y por otro a una chica que les dice que cuando una mujer no quiere follar, no es que la estén violando. No exagero, está en Youtube.



No he oído hablar a nadie de ver esas vaginas sangrar y a esos tipos que llegan a pagar por meterla y eyacular sobre chicas engañadas mientras bromean sobre quién tiene los pechos más firmes. Aquel día no era el único periodista en la sala.

Sé que a veces las productoras organizan sus propios Behind the scenes y las actrices los difunden con una complicidad apabullante, pero ni siquiera eso es real. Es una maniobra corporativa que hace imposible pensar que el cámara puede venir y metértela de repente mientras te tomas un café sin estar grabando.

Las referentes del trabajo sexual que he conocido son agentes pagadas por las productoras y revistas para atraer carne fresca a la industria del sexo, y al final del día son las que menos ponen el culo.

La mayor parte de productoras de porno ético no son más que inversiones con mayor calidad de imagen que emplean más tiempo en el rodaje pero que igualmente dependen de las productoras sexistas de toda la vida.

Esas pornógrafas feministas que intentan meternos con calzador cuentan con manadas de seguidores menores de edad a los que usan para difundir su producto. La última vez que miré, una de ellas interpretaba a una estudiante que hacía mamadas por 20 euros cuando le enseñaban el billete desde la ventanilla de un coche. Me dio por buscarlo porque en mis sugerencias de YouTube apareció su cara y algo tipo «rechazo escenas machistas» al lado de un vídeo de los Gemeliers.

Pero de esto no se habla, y como no se muestra, en los medios y la política no parecen tener motivos para decirlo o escucharlo. Es probable que hayamos llegado a un punto en el que una visita a Pornhub ofrezca una imagen más objetiva de los intereses de ese negocio.

SexoPornografíaSexualidadProstituciónFeminismo
One clap, two clap, three clap, forty?
By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.

Go to the profile of Ismael López Fauste
Ismael López Fauste
Periodista. Ex colaborador del lobby del sexo. Autor de “Escúpelo: crónicas en negro sobre el porno en España” https://goo.gl/y8fMHG

Fuente
https://medium.com/@ilopezfauste/hacer-o%C3%ADdos-sordos-a-la-mafia-del-sexo-a780e5ee6d3c






Prostitución, una tortura irreparable: Alika Kinan, víctima de explotación sexual en Argentina


Prostitución, una tortura irreparable: Alika Kinan, víctima de explotación sexual en Argentina
Posted by admin On marzo 27, 2018
Por Angélica Jocelyn Soto Espinosa

Una mujer en condición de prostitución está sometida a violaciones sistemáticas y tiene que activar todos los dispositivos psicológicos para sobrevivir. Es tan desgastante como ir quitándonos los órganos poco a poco. Es una condena de muerte. Una mujer que ha pasado muchos años en situación de prostitución no tiene reparación ninguna, no hay dinero que pague la tortura que viven..

Así lo explicó en entrevista Alika Kinan, sobreviviente de explotación sexual en Argentina que ganó en 2016 un juicio contra sus proxenetas al demostrar que fue víctima de trata de personas, y responsabilizó al propio Estado argentino de haber permitido este delito.

Alika Kinan


EL CORAZÓN DE LA TRATA DE PERSONAS ESTÁ EN LA PROSTITUCIÓN

Alika, que padeció 16 años la explotación sexual con fines comerciales en un burdel en Tierra de Fuego en Argentina, está en contra de reglamentar la prostitución y explica desde su propia vivencia por qué esta industria –aun cuando parece voluntaria- es clave para perpetuar el delito de trata de personas, y atenta de forma irreparable e irreversible contra la vida y la integridad de las mujeres.

Angélica Jocelyn Soto Espinosa (AS).- ¿Cuál es el vínculo entre la prostitución y la trata de personas?

Alika Kinan (AK).- “El discurso reglamentarista, que hoy está instalado completamente en el feminismo liberal y que se ha convertido en un movimiento, coloca la trata de personas y la prostitución en diferentes lugares, pero están relacionados porque la explotación sexual, que es uno de los principales fines de la trata de personas, ocurre mediante la prostitución que es donde se comercializan los cuerpos.

“Si desvinculamos los temas no podemos entender a profundidad la trata de personas con fines de explotación sexual comercial porque perdemos de vista dónde y cómo se genera la oferta de cuerpos, y por qué hay una demanda de los hombres sobre las mujeres y las niñas. El corazón de la trata está en la prostitución.”

AS.- ¿Cómo se genera esta oferta; es decir, cómo opera el sistema proxeneta para captar mujeres?

AK.- “Hace una década hablábamos de la trata de personas como el secuestro de una niña para prostituirla, pero la historia misma nos ha demostrado que existen otras formas de captación que hacen este delito más complejo, dos de ellas son el enamoramiento y la vulnerabilidad.

“La vulnerabilidad es una situación de desprotección o de indefensión que los proxenetas aprovechan para captar, convencer o enganchar a la persona. La vulnerabilidad puede ser económica, pero también hay una relacionada a la integridad sexual de las mujeres; es decir, cuando una mujer ha sufrido una violación, acoso o abuso en la infancia o adolescencia, se pierde como sujeta sexual, se desprende de su propio cuerpo que ha sido utilizado por otros, y eso también la hace vulnerable.”

AS.- Con este antecedente, ¿las mujeres en condición de prostitución pueden ejercer de manera efectiva sus voluntades y derechos?

AK.- “En la prostitución, las más oprimidas son las niñas y las mujeres, no importa su nivel socioeconómico o educativo. Tenemos que analizar que en este sistema, además del capitalismo, el patriarcado se ha encargado sistemáticamente de coaccionar todas nuestras acciones para convertirnos en dependientes.

“Una mujer que está en condición de explotación sexual no es dueña de su ser, de su placer, de su deseo. Nada de eso tenemos en situación de prostitución. No sólo somos pobres económicamente, somos unas desposeídas de nuestro cuerpo y no tenemos un lugar desde donde ejercer derechos.”

AS.- ¿Por qué, a pesar de esto, algunas mujeres en condición de prostitución defienden que es su elección?

AK.- “En los rescates, las fuerzas de seguridad esperan que las mujeres se lancen a sus brazos y les digan ‘soy víctima’. Para muchas es muy difícil que se reconozcan como tal porque la prostitución es tan desagradable, tan tortuosa, que prefieren creer que lo disfrutan.

“Creer que una está porque quiere o por amor a su proxeneta es una forma de sobrevivir, ya que sería devastador psicológicamente entender que no hay escapatoria. Y en realidad no la hay porque una vez que entran en el sistema prostituyente, la culpa y la estigmatización social las acorrala. Es fácil para el imaginario social decir que esa mujer está ahí porque quiere o porque le gusta, pero ellas no solamente sobreviven a quien paga por sexo, incluso afuera sobreviven a toda la sociedad que las estigmatiza.”
 
Prostituta.Stalin Céspedes

AS.- Según tu experiencia ¿la prostitución tiene elementos cercanos a la esclavitud?

AK.- “Toda la configuración que tiene la prostitución es una forma de esclavitud moderna, pero yo redoblo la apuesta y digo que es una forma de tortura. Es equiparable a la tortura que sufren los soldados en la guerra.

“Una mujer en condición de prostitución está sometida a violaciones sistemáticas y tiene que activar todos sus dispositivos psicológicos para sobrevivir. Es tan desgastante como ir quitándonos los órganos poco a poco. Es una condena de muerte. Una mujer que ha pasado muchos años en situación de prostitución no tiene reparación ninguna, no hay dinero que pague la tortura que viven.

“Esto es así porque un producto se puede vender una vez, pero a las mujeres las vendes infinidad de veces, y ninguna mujer explotada sexualmente se convierte en millonaria porque por más que te esfuerces dentro de la industria, el dinero que generas sirve nada más para cubrir los daños físicos que te causa la prostitución.

“En mi experiencia, al día siguiente de haber estado con varios hombres, el dinero que recibía (sólo me daban 30 o 40 por ciento de lo que generaba) era para comprar la pastilla del día después, comprar antisépticos para la vagina y medicamentos. No existe ningún tipo de enriquecimiento para la mujer que está en condición de prostitución, pero sí para quienes son dueños de los prostíbulos que se garantizan el 60 por ciento de la ganancia.

“A nosotras nos guardaban el dinero en cajas fuertes porque decían que no teníamos la capacidad de resguardarlo. Decían que todo lo que generábamos se iba al pago de vivienda, multas por llegar tarde, productos de higiene y alimentación, que supuestamente son gastos para mejorar nuestras condiciones. Si regulamos, no es para mejorar las condiciones de las mujeres es para reforzar la industria.”

AS.- ¿El reconocimiento de derechos laborales es la vía para evitar estas prácticas?

AK.- “Estos reclamos que vemos hoy se hicieron hace 100 años. La libreta sanitaria se instauró hace 100 años en México y Argentina, y no era para garantizar ningún tipo de derechos, sino para garantizar que las mujeres no enfermaran a los hombres. Yo misma, hace 10 años, estaba en una libreta sanitaria y en ningún momento se procuraba mi salud, era para desechar a las que estábamos enfermas.

“Entre más buscamos en nuestra propia historia nos damos cuenta que esto que reclaman a modo de derecho ya existió y fue lo que permitió que se consolidaran impunes las redes de trata con la participación del Estado.”

AS.- Aún con la garantía de derechos, ¿la prostitución es riesgosa para la vida y la integridad de las mujeres?

AK.– “En la prostitución no hay ninguna garantía de salir viva. A largo plazo hay un alto riesgo de terminar enferma de VIH/SIDA, o como drogadependiente con una condición absolutamente irreversible por las grandes ingestas de alcohol y consumo de estupefacciones. Es muy fácil dentro de esos mercados tan marginales acceder a drogas, que incluso son una herramienta necesaria para dejar de sentir dolor.

“A corto plazo, cuando entras a una habitación con un hombre desconocido lo que sabemos es que si no accedemos a todo lo que pide en esa habitación cerrada, con toda nuestra vulnerabilidad expuesta, podemos ser violadas o asesinadas. Esto incluso con derechos o garantías sanitarias.”



AS.- ¿Consideras que el discurso reglamentarista afecta al combate de la trata de personas que sí es reconocido como un delito?

AK.– “Afecta de manera muy nociva porque el discurso reglamentarista es el mismo del proxenetismo. Con este discurso estamos dando rienda libre a todos los proxenetas, dejamos de tener el poder de denunciar y los proxenetas se convierten en empresarios. A ellos les estamos garantizando impunidad, y en ninguna medida les estamos garantizando mejores condiciones de vida a las mujeres que están con situación de prostitución.

“La prostitución es un privilegio netamente machista que tienen los hombres de poseer y utilizar los cuerpos de las mujeres. Hay que preguntarnos quién se beneficia, quién genera su propia economía en función del cuerpo de las mujeres valiéndose de su vulnerabilidad. Sabemos que las redes de trata y el lobby proxeneta generan 40 mil millones de dólares anuales en el mundo. Es tanta su ganancia que las sanciones no les hacen nada”.

“Con este discurso, las mujeres más neoliberales tratan de eliminar como sujeto político del feminismo a la mujer. ¿Pero a quién quieren poner como sujeto? Todos los días batallamos desde el feminismo radical para que el feminismo siga siendo para y por las mujeres.”

AS.- ¿Cómo combatir la trata de personas desde la prostitución?

AK- “La trata de personas, que es un negocio tan millonario, resurge y adopta medidas camaleónicas para poder sobrevivir. El Estado puntualmente requiere a nivel global leyes antitrata y políticas estatales de reinserción social, económica y educativa para las mujeres y las niñas que dejan la prostitución. Hay que señalar a quienes pagan por sexo, sin prostitución, no hay trata. También se necesitan partidas presupuestarias generosas para la reinserción y la reparación, aunque en realidad a mí me robaron 16 años de mi vida que nadie me va a devolver”.

Luego de años de trabajo de recopilación de pruebas y reconstrucción de hechos, Alika no sólo logró la cárcel para tres tratantes, sino que consiguió un juicio histórico contra el municipio de Ushula y el Estado argentino para que –por primera vez- indemnizara a una víctima de trata de personas. Si bien sólo admitió pagar 780 mil pesos de reparación, esta sentencia –asegura Alika- es ahora un antecedente al que pueden recurrir otras mujeres en el mundo para llevar a juicio a su propio Estado por permitir la trata de personas a través de reglamentar la prostitución.

Fuente:
http://www.la-critica.org/semblanzas/entrevista-prostitucion-una-tortura-irreparable-alika-kinan-victima-de-explotacion-sexual-en-argentina/





Explotación sexual y trata de niños: "la impunidad es regla" en Latinoamérica


Explotación sexual y trata de niños: "la impunidad es regla" en Latinoamérica
AMÉRICA LATINA
10.04.2018

Falta de planes gubernamentales integrales, impunidad y pocas condenas a explotadores y perpetradores de la violencia sexual hacia niños, niñas y adolescentes: éstos son los principales motivos que imposibilitan abordar la explotación sexual y trata de forma adecuada, según los expertos consultados por Sputnik.

La explotación sexual es una actividad ilegal que se da cuando una persona es sometida de forma violenta a realizar actividades sexuales sin su consentimiento por la cual un tercero recibe una remuneración económica. Este delito existe en todo el mundo, favoreciendo así el secuestro y traslado de personas, principalmente la de mujeres, niños y niñas, que son explotadas hasta que no resultan atractivas sexualmente.

Sputnik entrevistó al miembro del Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas (NU), Luis Pedernera, quien aseguró que son problemáticas que están "íntimamente ligadas a la pobreza, los conflictos armados y las crisis económicas".
La trata, justamente por ello, reviste muchas formas diferentes. Pedernera considera que tanto por la cantidad de personas involucradas, el alto margen de ganancias que se obtienen, la cantidad de dinero que se produce, y el hecho de que generalmente son delitos transnacionales, son problemáticas "muy complejas" que dificultan la identificación y lucha en su contra.

"Es dinámica y adaptable y, al igual que otras tantas formas de actividad delictiva, cambia constantemente" para burlar la labor de prevención de los organismos encargados de hacer cumplir la ley, se lee en el Manual para la lucha contra la trata de personas de NU.


El experto destacó que hay un "escaso desarrollo de planes integrales" para abordar la problemática
"en la mayoría" de los países, y que "pareciera que quienes cometen esos delitos son inmunes a las leyes", ya que prima la impunidad: "las condenas se cuentan con los dedos de la mano, son prácticamente irrelevantes", aseguró.

Por ello Pedernera considera que "es un fenómeno que avanza fundamentalmente porque la impunidad es como una regla que se cumple a rajatabla".

En ese sentido, contó que últimamente la explotación está tomando una forma "mucho más sofisticada" que la tradicional sexual o laboral: la maternidad subrogada. 

"El Comité siempre pide especial atención a los Estados para que tomen resguardos para esos contratos de maternidad subrogada, para que detrás de ellos no se escondan comercios de personas y trata", apuntó.

Las causas
El 21 de marzo vio luz un caso de explotación sexual en un club de fútbol argentino; los días consecutivos se dieron a conocer más hechos similares. Varios especialistas consultados por Sputnik en ese entonces (ver nota) plantearon que esa práctica violenta no es poco frecuente, y señalaron que no es casualidad que un caso suceda a otro, y ese otro a otro más.

La explotación sexual y tráfico de niños en Latinoamérica es un problema que las sociedades enfrentan de forma endémica porque, según los especialistas, es un problema endógeno a nuestra cultura.

"Hay una violencia que subyace, de carácter estructural, que tiene que ver con el funcionamiento del sistema económico y del lenguaje entendido en su sentido más amplio: como expresión de cultura, formas de sentir, pensar, hacer", explicó a Sputnik el presidente del Comité Nacional para la Erradicación de la Explotación Sexual Comercial y No Comercial de la Niñez y la Adolescencia del Uruguay, Luis Purtscher.

Esas formas "naturalizan" la violencia ejercida contra los niños, niñas y adolescentes, e "invisibilizan" la explotación y trata "culpabilizando a las víctimas de su situación, sacando a los adultos la responsabilidad que podrían llegar a tener", aseguró el experto.

"Con frases como ‘esto ocurrió siempre', ‘lo hacen por un par de zapatillas' (botines) —agregó-, queda expuesto el lugar perverso en el que nos encontramos, donde por un lado idealizamos a los jóvenes porque deseamos hedonistamente la juventud, y por otro, los cargamos de adjetivos negativos: son los que se drogan, los que se maman, los que andan rápido en moto, los que se prostituyen por un par de zapatillas".



En América Latina
Esa especie de ambivalencia cultural es denominador común en el mundo, pero dado que la "división del trabajo" y el "lenguaje" difieren de país a país, señaló Purtscher, la violencia sexual y tráfico de personas adquieren diferentes matices. 

"Hay países que son de origen [de trata], algunos sólo de destino, y países como Uruguay, que son de origen, tránsito y destino", indicó.

Según el informe anual del Departamento de Estado de Estados Unidos, las mujeres y niñas uruguayas (y, en un menor grado, los adultos transgénero y los varones jóvenes) son sometidas a trata con fines de explotación sexual dentro del país. Aunque la cantidad de uruguayos explotados en el exterior ha disminuído, los destinos más comunes siguen siendo España, Italia, Argentina y Brasil.

Pedernera, que trabajó con autoridades de varios países de Centroamérica en 2018, aseguró que en Guatemala "las pandillas y maras usan a las personas [traficadas] para extorsionar y generar recursos". Según Pedernera, el 80% de las desapariciones de personas que se producen allí son de "menores de edad y niñas, fundamentalmente asociadas a fenómenos de trata".
A su vez, según Unicef, en 2007 Guatemala dio más de 5.100 infantes en adopción irregular, en transacciones cuyo costo osciló entre 40.000 y 50.000 dólares cada una.

En Ecuador la trata se da más para trabajos forzados, principalmente destinada a la forestación y mineras clandestinas que hay en la frontera con Colombia, donde también pulula la prostitución.

Abusos sexuales a menores sacudieron en 2017 la conciencia ciudadana en Ecuador
Esa zona, que abarca 586 kilómetros, se caracteriza por "elevados niveles de exclusión e inequidad social, marcada debilidad institucional, y la vecindad con una zona de conflicto armado y actividades ilícitas", según un informe de NU.
En líneas generales, los países más ricos atraen a víctimas de diferentes orígenes, incluso de otros continentes, mientras que en países menos prósperos se observan corrientes de trata nacionales o subregionales, según datos del Informe Mundial de Trata de Personas de NU.

En ese sentido, Pedernera contó que se da "un triángulo" hacia Estados Unidos, donde los niños centroamericanos migrantes son las "víctimas preferentes" de la trata de personas.



Explotadores, perpetradores y víctimas: ¿quiénes son?

"No son monstruos aberrantes que viven en una cueva. Son nuestros vecinos, nuestros compañeros de trabajo", aseguró Prutscher. En su gran mayoría son hombres de entre 30 y 70 años, tanto quienes captan e ingresan a las víctimas en el sistema de explotación como quienes perpetran el delito.

"Básicamente son adultos que detentan un determinado poder sobre la población infantil y adolescente —aseguró el experto-, se abusa del poder para conseguir un placer sexual. Se da en un barrio, en un club de fútbol, en un centro educativo".

En cuanto al perfil de las víctimas, Prutscher aseguró que es su gran mayoría se trata de niñas y mujeres pobres de entre 13 y 17 años.

Cifras globales


Se estima que en el mundo hay 2,5 millones de personas víctimas de la trata. Sin embargo, se calcula que por cada una de ellas, existen 20 más sin identificar, según se lee en el informe de 2014 la Oficina de NU contra la Droga y el Delito.
Dos terceras partes de las víctimas detectadas por las autoridades son mujeres. 79% de ellas fueron sometidas a explotación sexual, 18% explotadas en trabajos o servicios forzados, según la información recopilada por UNODC en el Reporte Global 2009.
Se calcula que las ganancias globales de este mercado ilícito ascienden a los 32 billones de dólares por año, según la Iniciativa Global contra la Trata de Personas UNGIFT.
52% de los tratantes o personas dedicadas al tráfico humano son hombres, y 42% mujeres. Sin embargo, en el 30% de los países donde se sabe el sexo de los autores, las mujeres fueron declaradas culpables de delitos relacionados con la trata más veces que los hombres, dice el Reporte Global 2009 de la UNODC.
Según el mismo reporte, 63% de los 155 países y territorios que han ratificado el Protocolo de NU contra la Trata de Personas, han aprobado leyes internas que sancionan este delito, número que se duplicó entre 2003 y 2008. No obstante, en ese mismo período 40% de los países con leyes vigentes contra la trata no registraron ninguna condena por este delito.
Lea más: CIDH destaca avances en materia de DDHH en Guatemala

Cifras regionales

El 13% de las víctimas de la trata detectadas en Europa Central y occidental son de América del Sur.
Según Información de la Iniciativa Global contra la Trata de Personas UNGIFT, de los 32 billones de dólares generados en el mundo, 1,3 billones de dólares (4,1%) son producidos en América Latina; 49% proviene de países industrializados que se caracterizan por ser los principales destinos de las víctimas de origen latinoamericano.
66% de las víctimas de trata identificadas desde 2006 en América Latina son mujeres, 13% niñas, 12% hombres y 9% niños.

Fuente
https://mundo.sputniknews.com/americalatina/201804101077750030-explotacion-sexual-trata-de-personas/





lunes, 9 de abril de 2018

Subcontratando el embarazo: una visita a las clínicas de subrogación en la India


SUBCONTRATANDO EL EMBARAZO: UNA VISITA A LAS CLÍNICAS DE SUBROGACIÓN EN LA INDIA
febrero 02, 2018

     Julie Bindel, una firme opositora a la gestación subrogada, viajó a la India para saber más sobre esta práctica, que mueve alrededor de 690 millones de libras (casi 800 millones de euros) al año en el subcontinente.


Madres gestantes descansan en una clínica en Anand
     

He escuchado muchas historias sobre mujeres a las que sus maridos, o sus chulos, obligan a alquilar sus vientres, y le pregunto a Mehta si es consciente de esto. "Sin el consentimiento de los maridos (de las madres gestantes) no llevamos a cabo la gestación. Nunca les damos todo el dinero antes del parto. Se lo cobramos a los padres de intención, pero no se lo damos a la madre gestante hasta que esta no nos da el bebé. Le ofrecemos alojamiento y la cuidamos hasta que dé a luz, sin problema."
     
Mehta dijo que intentan hacer que la gestante no establezca vínculos con el bebé, y para ello le dan medicamentos para evitar la lactancia. "No producirá leche y tampoco le enseñaremos al bebé."
     
Algunas mujeres venden su leche, se la extraen con un sacaleches en la propia clínica y se la entregan a los padres de intención. Otras aceptan directamente que les paguen por dar de mamar al bebé, a pesar de los lazos emocionales que se puedan establecer.
     
La Sociedad de Reproducción Asistida de la India está planeando proponer al gobierno un cambio en la ley. "Se mueven millones de dólares en los sistemas de fecundación in vitro," dice Rana.
    
 En otra clínica de Ahmenabad conocí a la doctora Amin en un edificio en ruinas escondido entre un garaje y una tienda de suministros eléctricos. La oficina está muy desordenada y no tiene ventanas. Las paredes están cubiertas de fotografías de bebés y postales de agradecimiento escritas por padres de intención. Amin me enseña varias fotografías de posibles gestantes, mientras me explica las tarifas de donación de óvulos: "las donantes blancas cobran entre 2.500 y 3.000 libras (entre 3.000 y 3.500 euros) y las donantes indias unas 1.000 libras (menos de 1.200 euros)."
    
Las gestantes están en sus casas durante el embarazo, y son monitorizadas todos los días. "No permito que las gestantes vivan en la clínica," dice Amin. "El marido es el mejor guardián, a mi entender. Tratamos de implicarlo en el programa, y sabe cómo cuidar a su mujer. Si sale de casa y se siente sola es posible que quede con amigas, y es difícil que yo pueda controlar eso. Incluso si las alojara en un albergue no sabría lo que pasa allí."
    
Le pregunto si alguna vez las mujeres sufren violencia doméstica durante el embarazo. "Rara vez, pero sí lo he visto. El año pasado oí cómo el marido estaba pegando a una de las gestantes. Vino llorando a la clínica, así que le dimos cobijo. Una vez que el bebé nació, la mandamos de vuelta a casa".
    
Según Amin, las gestantes que ella contrata son de clase media o alta. "Hace poco hemos contratado a tres chicas Brahmin (una casta alta), todas educadas. Tenemos un 25% de chicas de esa clase. Alrededor del 85% de las gestantes viven bien." Sospecho que esto es mentira. Un estudio llevado a cabo por el grupo Stop Surrogacy Now muetra que, aparte de algunos casos raros, normalmente las mujeres pobres de castas más bajas son las que se convierten en madres de alquiler.
    
Hablamos sobre el reciente cambio en la ley, y Amin me cuenta que hay una clínica en Hyderabad que produjo* 5 bebés para una pareja gay, de 5 madres distintas. Las parejas del mismo sexo no tienen acceso al programa de gestación subrogada de la India desde 2013, pero, como me dijo una vez una enfermera: "sigue pasando en Delhi y en muchos sitios, porque no es una industria que esté regulada."
     
Cuando salgo de la clínica, Amin me enseña una fotografía en la pared que muestra a una mujer blanca, con un bebé de piel muy oscura. "Quiso que la donante de óvulos fuera india." Le pregunté por qué, si es que su pareja es india, por ejemplo. "No, quería tener un bebé con el pelo negro," dice Amin.
     
Me cobra las 1.500 rupias por la consulta y me acompaña a la puerta.

*En el texto se utiliza el verbo "to produce", literalmente "producir" (N. de la T.)

Traductora: Marina Liñán

Escrito por Julie Bindel, publicado en The Guardian el 1 de abril de 2016

Fuente
https://feminismointranslation.blogspot.com.ar/2018/02/subcontratando-el-embarazo-una-visita.html?spref=fb







Respuesta al artículo sobre "trabajo sexual" del grupo Feminismus im pott


Patrulla Feminista
Respuesta al artículo sobre "trabajo sexual" del grupo Feminismus im pott
 febrero 16, 2018
Artículo original: Zum "sexarbeits" - Positionspapier von Feminismus im Pott
Enlace: https://huschkemau.de/2017/06/10/zum-sexarbeits-positionspapier-von-feminismus-im-pott/
Autora: Huschke Mau
Esta es una traducción de la versión en inglés


Feminismus im Pott (1) han publicado su posición respecto al "trabajo sexual" en un artículo que quiero comentar:


Llego tarde al espectáculo, pero como mujer a la que esto concierne personalmente quiero hacer mi aportación también. Primero de todo, está bien que abordéis el tema, y es algo en lo que estoy de acuerdo con vosotras: la estigmatización es mala. Sin embargo, y es necesario que esto quede bien claro, no es nuestro mayor problema. Nuestro mayor problema es de hecho lo que el putero hace- lo que nos hace. Estáis operando bajo una profunda falta de lógica si pensáis que estáis ayudando a las prostitutas por haber encontrado un término más bonito para lo que tienen que hacer.

Una amiga se tomó la molestia de subir un post de la página de un putero en que refiere lo que está ocurriendo en la "Freudenhaus Hase" (2) - " Burdel Liebre"- , con la que os habéis aliado en aras de combatir la estigmatización de las prostitutas.

El texto describe muy claramente un "hatefuck", una violación. Cosas como esta las despacháis rápidamente como "posts de shock", algo que no tenéis que abordar. ¿Por qué nunca lo hacéis? Eso es precisamente lo que ocurre en la prostitución. Voy a ser franca: la prostituta no podrá ni siquiera denunciarlo a la policía, después de todo, lo acordado era sexo a cambio de dinero y sí, el sexo fue un poco más duro de lo acordado, ¿y qué? Así es como la policía y otras instituciones reaccionarán. ¿Por qué? Porque no definen la prostitución como violencia. No obstante, la mayoría de las prostitutas sí lo hacen. La mayoría de las prostitutas sufre trastornos relacionados con el trauma. Cuando llamáis a la prostitución "trabajo sexual" simplemente lo negáis. Lo que se publicó ahí no fue un incidente aislado, es lo que nos ocurre diariamente a nosotras las prostitutas. ¿Cómo podéis decir que sois solidarias con nosotras mientras, por otro lado, no queréis afrontar lo que la prostitución es en realidad? Echad un vistazo a los foros de puteros y sabréis lo que "sexo por dinero" significa realmente. Y entonces preguntaos a vosotras mismas si "abuso pagado" no es un término mucho más adecuado.

De acuerdo con vuestra definición de "trabajo sexual" -y fuisteis lo suficientemente amables como para considerar la prostitución por dificultades financieras o por adicción a las drogas como un "área gris"- hay tal vez unas cien trabajadoras sexuales en Alemania. Todas ellas independientes, autosuficientes, bien adaptadas a su trabajo. Pero, ¿qué pasa con nosotras, las otras prostitutas? Somos varios cientos de miles solo en Alemania. En serio, ¿qué pasa con nosotras? ¿No sois solidarias con nosotras? ¿No os gusta lo que os decimos nosotras sobre la prostitución? ¿Es demasiado "shock" para vosotras? Para nosotras es la vida cotidiana, o lo era.

No se puede combatir el estigma sin la abolición de la prostitución. La prostitución y los puteros necesitan que las mujeres envueltas en la prostitución estén estigmatizadas para degradarlas, ocultarlas, ejercer violencia sobre ellas. La virgen y la puta como principio. No hay prostitución sin estigmatización.

Lo que tristemente se echa en falta en vuestra posición es el contexto en la sociedad. Solamente decir "la prostitución está feminizada bajo las actuales relaciones de poder" no sirve. Con otras relaciones de poder no habría ningún tipo de prostitución. Definir el sexo como "servicio prestado a un hombre" sería ofensivo, sería ofensivo que los hombres pudieran decir que tienen derecho al sexo, sería ofensivo funcionar con una mentalidad que acepta la compra de mujeres para su uso, una mentalidad que no cuestiona o que acepta que esto ocurra en contra de la voluntad de la mujer. ¿Cómo pensáis que piensan los puteros? La forma en que piensan los puteros es: he pagado, ha dicho que sí, así que no tengo por qué molestarme en saber si lo hace voluntariamente o no, si le gusta o no. La forma en que piensan los puteros es: me apetece follar, compraré a alguien que lo haga, y lo haré como si jugara a un juego de mesa, moviendo mis piezas por el tablero. ¿Es este un tipo de pensamiento del que queramos ver más? No lo creo.

Pero vuestro artículo también carece de cualquier análisis sobre los efectos de la prostitución. Nunca habrá suficientes mujeres que lo hagan voluntariamente. La gran mayoría siempre tendrá que hacerlo por coacción. Diciendo que la prostitución debería ser considerada trabajo sexual estáis haciendo posible una mentalidad que considera aceptable en sociedad comprar -como vosotras lo llamáis- "servicios sexuales" (solo que atadas a esos "servicios sexuales" hay una mujer que tiene que disociarse de alguna manera para pasar por ello). Esto implica un aumento de la demanda. Cuán a menudo me han dicho los puteros: "voy a hacer esto, después de todo, no es ilegal". ¿Cuántos puteros NO se irían de putas si fuera ilegal?

Está bien que insistáis en exhibir los pocos casos de "trabajadoras sexuales felices" una y otra vez. Pero, ¿qué pasa con la legión de mujeres que tras ellas permanece en las sombras? ¿Quién tiene que soportar las consecuencias de lo que ha causado aceptar públicamente los actos de los puteros? Hay una increíble cantidad de puteros en Alemania. 1,2 millones de hombres se va de putas cada día aquí. Y los números están aumentando. ¿Todos ellos van a visitar a vuestro centenar de trabajadoras sexuales felices? Me gustaría, pero un aumento de la demanda ocasiona un aumento de la oferta. Voluntaria o no. La actitud "el trabajo sexual es trabajo" aumenta: demanda, oferta y, en consecuencia, prostitución forzada y trata. Este no puede ser vuestro objetivo.

Ni siquiera pienso dedicar más tiempo a las organizaciones con las que confraternizáis. Dueños de burdeles, tanto hombres como mujeres, gente que dice que el tráfico de seres humanos ni existe, gente que se alegra con el endurecimiento de les regulaciones del bienestar porque esto significa que habrá más mujeres que entren en la prostitución. Tampoco voy a decir nada esta vez sobre vuestra completa ceguera hacia los puteros, aparentemente no queréis saber que los puteros son los causantes de esto. La prostitución no se puede liberar del sexismo, el clasismo y el racismo porque es un sistema que se basa precisamente en estas estructuras, las necesita y las reproduce. Los puteros son los causantes. Proporcionan la demanda. La solución radica en disminuir la demanda. Denunciar lo que hacen los puteros y obligarlos a asumir su responsabilidad. Castigar a los puteros reduce la trata, como ya sabemos por Suecia. Disminuye la violencia contra las mujeres, no solo en la prostitución. Para mí, este es el campo de batalla más importante en mi guerra, y no deseo ver mi abuso definido como trabajo.

(1) Feminismus im Pott: un grupo que escribe sobre feminismo establecido en la zona de Ruhrpott en Alemania, antiguamente una zona altamente industrializada.
(2) Hase = liebre. Hase es un apellido alemán muy común (Hasen), es también un término (sexualizado) para referirse a mujeres o niñas, como "conejita".

Fuente:
http://patrullafeminista.blogspot.com.ar/2018/02/respuesta-al-articulo-sobre-trabajo.html


Nota: la imagen es de la publicación original.


La investigación sobre el tráfico sexual de niñas y adolescentes rohingyas


La investigación sobre el tráfico sexual de niñas y adolescentes rohingyas
  Tráfico sexual de niñas


Anwara fue llevada a prostituirse en Coxs Bazar.
27 DE MARZO DE 2018


Intentan escapar en busca de una nueva vida pero en muchos casos terminan sometidas por mafias de prostitución.

Chicas adolescentes de la etnia rohingya, que se encuentran en campos de refugiados en Bangladesh, están cayendo en manos de traficantes de personas que las obligan a prostituirse, según reveló una investigación de la BBC.

A través de estas redes ilegales, los extranjeros que buscan tener contactos sexuales pueden tener fácil acceso a estas menores que huyeron del conflicto en Myanmar y que ahora enfrentan una nueva amenaza.

Tal fue el caso de Anwara, de 14 años. Intentó escapar de Myanmar buscando ayuda en la carretera hacia Bangladesh después de que sus familiares fueron asesinados.

"Unas mujeres vinieron en una camioneta. Me preguntaron si iría con ellas", comenta.

Tras aceptar la ayuda, fue montada en un auto con la promesa de obtener una ruta segura hacia una nueva vida. En lugar de ello fue llevada a la ciudad más próxima, Cox's Bazar.

"Poco después me trajeron a dos chicos. Ellos me mostraron un cuchillo y me pegaron en el estómago y me dieron una golpiza porque yo no estaba cooperando. Entonces me violaron. Yo no quería tener relaciones sexuales, pero ellos lo hicieron de todas formas", relata.

Historias como la de Anwara sobre tráfico de personas son muy frecuentes en las zonas próximas a los campos de refugiados.

Las principales víctimas son mujeres y niños que son tentados a salir de esos centros y sometidos a una vida de trabajo forzado o de servidumbre sexual.

Un equipo de la BBC junto a la Fundación Sentinel, una organización no gubernamental creada para entrenar y apoyar a funcionarios policiales para combatir la explotación infantil, viajaron a Bangladesh para investigar sobre las redes detrás de esta trata de personas.

Los niños y los padres comentaron que les ofrecían trabajos en el extranjero y en Dacca, la capital del país, como empleados de servicio doméstico, en hoteles y trabajadores en cocinas.

Más de 700.000 rohingyas han huido desde el año pasado de una ola de violencia en su contra en Myanmar y han terminado alojados en muchos casos de centros de acogida para refugiados.

El caos de los campos ofrece grandes oportunidades para convertir a los niños de trabajadores sexuales. La oferta de la oportunidad de una vida mejor a familias que se encuentran desesperadas es una táctica cruel empleada por los traficantes para conseguir sus objetivos.

"Ya no recuerdo cómo jugar"

Masuda, una chica de 14 años de edad que ahora trabaja ayudando a una organización no gubernamental, narra cómo fue traficada.

Casi 700.000 musulmanes rohingyas han huido de la violencia en Myanmar desde agosto de 2017.


"Yo sabía lo que me iba a ocurrir. Todo el mundo sabe que la mujer que me ofreció trabajo obliga a las personas a tener relaciones sexuales. Ella es una rohingya que ha estado aquí durante mucho tiempo, la conocemos. Pero yo no tenía alternativa. No hay nada para mí aquí", dice.
"Mi familia había desaparecido. Yo no tengo dinero. Me había violado en Myanmar. Yo solía jugar en el bosque con mi hermano y mi hermana. Ahora ya no recuerdo cómo jugar", agrega.

Algunos padres lloraron por el temor a no volver a saber más de sus hijos. Otros sonrieron ante la posibilidad de que tuvieran una vida mejor, pese a no tener contacto con sus familias.

Como dijo una madre, "cualquier lugar es mejor" que una vida en los campos.

Pero ¿quién y adónde se lleva a estos menores?

Haciéndose pasar por unos extranjeros recién llegados a Bangladesh buscando tener sexo, un equipo de investigación encubierto de la BBC intentó lograr tener acceso a los niños.

Operación encubierta
En apenas 48 horas, tras preguntar a los dueños de un pequeño hotel de playa -un tipo de negocio conocido por alquilar habitaciones para encuentros sexuales- encontraron los números de teléfonos de unos proxenetas locales.

Con el conocimiento de la policía, le preguntaron si tenían chicas jóvenes disponibles para un extranjero, específicamente chicas rohingyas.

"Tenemos muchachas jóvenes. Muchas. Pero ¿por qué quieres una rohingya? Ellas son las más sucias", dijo un hombre.

Era un tema recurrente durante la investigación. En la escala de la prostitución en Cox's Bazar, las jóvenes rohingyas eran consideradas las menos deseables y las más baratas disponibles.


Los campos de refugiados ofrecen a quienes están buscando sexo un acceso fácil a los niños.


Hubo ofertas de chicas por parte de distintos proxenetas que trabajaban como parte de una red. Durante las negociaciones, los periodistas subrayaron que querían pasar la noche con las chicas inmediatamente.

Entonces comenzaron a recibir fotografías de distintas jóvenes que, según decían los proxenetas, tenían entre 13 y 17 años. La cantidad de muchachas disponibles y el tamaño de la red de explotación eran sorprendentes. Si a los reporteros encubiertos no les gustaba ninguna de las chicas de las fotos, había montones más.

Muchas de las jóvenes vivían con las familias de los proxenetas, así que cuando no estaban con un cliente con frecuencia se encuentran cocinando o limpiando.

"No retenemos a las chicas por mucho tiempo. La mayoría de los que las buscan son hombres de Bangladesh, pero ellos después se aburren. Las muchachas más jóvenes causan muchos problemas, así que nos deshacemos de ellas", dijeron a los periodistas.

Hechas las grabaciones y la vigilancia, el equipo de investigación presentó las evidencias a la policía local que asignó un pequeño equipo para montar una operación encubierta.

Las autoridades inmediatamente reconocieron al proxeneta. "Lo conozco. Lo conocemos muy bien", dijo uno de los agentes. Quizá era un informante o un delincuente conocido, no quedó muy claro exactamente a qué se refería.

Como parte de la preparación de la operación, llamaron al proxeneta y le pidieron que llevara a dos de las chicas que habían visto en las fotografías a un conocido hotel en Cox's Bazar a las 8 de la noche.
 
Cox's Bazar es una localidad turística en Bangladesh. Foto: GETTY IMAGES


Haciéndose pasar por un cliente extranjero, un miembro de la Fundación Sentinel esperó a las afueras del hotel con un traductor, mientras ocultos en un auto estacionado allí los agentes de policías esperaban la llegada del traficante.

A medida que se acercaban las 8 de la noche el proxeneta hizo varias llamadas frenéticas para decirle al supuesto cliente que se alejara del hotel, algo a lo que no accedió. Entonces, envió un conductor con las dos chicas que habían sido escogidas a través de las fotografías.

Después de pagar, el supuesto cliente preguntó: "Si esta noche es buena, ¿podemos conseguir más?". El conductor asintió.

Tras el pago, la policía actuó, arrestó al conductor. Especialistas en el cuidado de menores y de personas traficadas se hicieron cargo del cuidado de las chicas.

Una de ellas se negó a ir a un refugio, mientras que la otra, que dijo tener 15 años, fue a una institución de protección social.

Las muchachas parecían debatirse entre la pobreza y la prostitución. Decían que sin el trabajo sexual no iban a ser capaces de alimentarse ellas ni a sus familias.

Dark web
Trasladar a mujeres y niñas tanto nacional como internacionalmente requiere un grado de organización. Internet provee las herramientas que permiten a los miembros de grupos de delincuencia organizada tanto comunicarse como comerciar con la prostitución.
 
La internet oscura opera por debajo del radar de las autoridades. Foto:THINKSTOCK

El equipo de investigación halló ejemplos de menores rohingyas que habían sido llevados a Chittagong y Dacca en Bangladesh, Katmandú en Nepal y Calcuta en India.

En la pujante industria del sexo en Calcuta, las chicas reciben documentos de identificación indios y son absorbidas por el sistema. Sus verdaderas identidades desaparecen.

En la unidad de delincuencia cibernética en Dacca, los policías explicaron cómo los traficantes negociaban a las jóvenes en internet. Grupos abiertos y cerrados de Facebook sirven como una plataforma para el funcionamiento a la sombra de la industria del sexo con menores.

En medio de un laberinto de páginas web encriptadas, nos mostraron una plataforma usada por los pederastas para compartir información a través de la llamada red oscura. Su objetivo es compartir experiencias acerca de cómo tener sexo con niños alrededor del mundo.

Un usuario prolífico ofrecía una guía paso a paso sobre cómo aprovecharse de los niños, específicamente rohingyas, durante una crisis de refugiados.

La industria del sexo en Bangladesh existía antes de la crisis de refugiados rohingyas, pero su presencia la ha incrementado. Foto: GETTY IMAGES


Explicaba sobre las mejores formas de evitar ser descubierto, información actualizada sobre la policía local y las mejores zonas donde conseguir menores.

"En este momento estoy de vacaciones, agradezco cualquier idea o sugerencia local", escribió otro usuario.

Ese diálogo ya fue eliminado de internet por las autoridades pero ofrecía una muestra escalofriante sobre cómo las crisis de refugiados ofrecen oportunidades para los pederastas y los traficantes para aprovecharse de las personas más vulnerables.

Tanto dentro como fuera de internet, la red de traficantes, proxenetas y transportistas siguen comerciando con mujeres y niños sometidos a explotación sexual en Bangladesh.

La crisis rohingya no creó la industria del sexo en ese país, pero ha aumentado la cantidad de mujeres y niños disponibles, reduciendo el precio pagado por la prostitución y manteniendo la demanda más fuerte que nunca.

Fuente
http://www.el-nacional.com/noticias/bbc-mundo/investigacion-sobre-trafico-sexual-ninas-adolescentes-rohingyas_228586

Nota: las negritas y fotografías están en la publicación original.









sábado, 10 de marzo de 2018

Puteros y prostitución


Puteros y prostitución

“Decir que la prostitución es una elección libre es no plantearse la estructura desigual de la que parten las mujeres en una sociedad donde la economía y las políticas neoliberales  han creado un ideario ficticio de libertad abstracta”
Alicia Díaz
10/03/2018 -

Esta semana no pensaba hablar de esto pero debido al desconcierto que me ha provocado el tema he decidido dedicarle unas líneas. Todas las mujeres nos encontramos con hombres que justifican la industria sexual de forma benévola, le atribuyen una argumentación en la que está presente la idea de consentimiento, de servicio legítimo destinado a la satisfacción personal a cambio de la remuneración económica por el trabajo realizado; incluso, definen dicha situación como un “contrato gentil”. Este perfil de hombres ya lo conocéis, son los puteros. No le voy a dar mucha cancha pese haberme sentido violentada en algún momento, pero sí quiero aprovechar para exponer mi visión sobre el tema.

En todo el discurso regulacionista pro prostitución existe una referencia al modelo nórdico que castiga al cliente con el fin de luchar contra las redes de trata y el proxenetismo. Este modelo sanciona económicamente a aquellos hombres que pagan a cambio de mantener sexo y, en algunos casos, las sanciones pueden llegar a acarrear un año de cárcel dependiendo de la gravedad de los hechos.  Este tipo de modelo está basado en el principio de que la prostitución es una forma de violencia hacia la mujer subyacente de la clara desigualdad de género existente. Sin embargo, por la parte de aquellos países que apuestan por un modelo legalizador, nos encontramos a  Alemania y Dinamarca. La legalización de la prostitución en estos países confirma el propósito e intencionalidad  de la industria sexual por mercantilizar el cuerpo de la mujer atribuyéndole la  condición de “empleo”.
 


La teoría del putero con el que me he cruzado hoy es que las mujeres tienen una misión importante – particularmente las provincianas -  cuya labor es ponderar el capital erótico a través de la prostitución. Para hacernos una idea de la situación del modelo alemán actual, después de que en 2002 se aprobara la ley que legalizaba la prostitución, queda al descubierto el incremento de la demanda en más de un 30 % lo que supone, según las estadísticas policiales, que más de 500.000 mujeres se encuentran en una situación de prostitución.

Debido a la enorme demanda, el turismo sexual queda validado lo que ha dado lugar al florecimiento de cientos de  burdeles y espacios improvisados alejándolos del marco legal fuera de las estadísticas oficiales alemanas.  En algunos burdeles de la zona no es difícil costear un servicio de “ Tarifa plana de sexo “ y por 70 euros podemos ver mensajes bajo anuncios del tipo   “ Sexo con todas las mujeres, tanto como quieras, tantas veces como puedas. Sexo. Sexo anal. Sexo oral sin condón . Sexo en grupo y gang bangs “. Según el sindicato Ver.di la industria sexual alemana mueve alrededor de 14.000 millones anuales animando así a proxenetas a lucrarse de la actividad sexual de las mujeres fomentando la trata.

La trata está estrechamente ligada al negocio prostituyente y provoca graves daños tanto a las mujeres como a la sociedad ; quienes pagan por sexo no atentan sólo contra la dignidad de las mujeres, sino que contribuyen a la proliferación del arquetipo criminal . Sin embargo, en el modelo sueco se ha podido comprobar el descenso entre los compradores sexuales pasando del 13 % hace diez años a menos del 8% de la población. La normativa sueca plantea la medida como disuasoria y ha contribuido a generar la falta de interés por muchos grupos. Unos 6.600 hombres han sido detenidos desde la implantación del modelo abolicionista en Suecia, la mitad de ellos aproximadamente condenados y ninguno de ellos ha entrado en prisión.
 


Este señor con el que hablé también decía que en los países abolicionistas los hombres entraban en prisión por practicar sexo, pero las estadísticas oficiales no mantienen ese dato debido a que el ingreso en prisión es esquivado bajo el pago de una multa de al menos un tercio de sus ingresos diarios durante dos meses.

Los modelos que abogan por la legalización de la prostitución dicen amparar los derechos de las “trabajadoras sexuales “ evitando ser estigmatizadas, erradicando el mercado clandestino y asegurando así, la libertad sexual de las mujeres. Pero es difícil sostener este argumento cuando por un lado se trata la problemática desde una perspectiva comercial con validez contractual en el intercambio sexo/cliente y por otro lado, el intento de conectar  la liberación sexual femenina donde el deseo mutuo es inexistente. Estaríamos hablando pues, de un concepto capitalista de la libertad. Muchos partidos denominados de izquierda defienden el modelo alemán, al igual que muchos hombres ideológicamente progresistas; pero lo cierto es que la prostitución tiene un arraigado pensamiento conservador.

Hace un siglo la prostitución era considerada como un bien necesario para poder salvaguardar la institución matrimonial. El  hombre obrero, poco preparado intelectualmente, acudía a casa donde la mujer se encargaba del cuidado de los hijos y la limpieza; en el caso de las mujeres que trabajaban en las fábricas textiles, llegaban al hogar exhaustas tras interminables jornadas laborales por lo que tenían que dejar a los menores solos. Sin mucho de qué hablar debido a esa poca formación, el hombre gastaba parte de su salario bebiendo en los bares junto a otros hombres y aprovechaban para satisfacer sus deseos sexuales con prostitutas. De esta manera se evitaban disputas familiares por la desinteligencia existente en el seno familiar.

Así se produjo la aprobación cultural de la prostitución entre los obreros y la izquierda que tomaba la herencia de las clases privilegiadas de la burguesía. La prostitución es un fenómeno ligado a las rentas en la que prospera su desarrollo a través del capitalismo y la propiedad privada; la venta del trabajo sexual de la mujer está inexorablemente conectada a la venta del cuerpo femenino debido al empobrecimiento y a la falta de oportunidades.

Más del 90 % de las mujeres prostitutas en España están obligadas a serlo por necesidad. Se calcula que existen hoy más de 100.000 prostitutas que mueve la friolera de  3.500 millones de euros al año, que representan un 0’35 % del PIB, un volumen similar a la contribución  de una ciudad como Málaga.

Decir que la prostitución es una elección libre es no plantearse la estructura desigual de la que parten las mujeres en una sociedad donde la economía y las políticas neoliberales  han creado un ideario ficticio de libertad abstracta. Es imposible considerar trabajo el intercambio de sexo por dinero teniendo en cuenta que las necesidades económicas obligan a las mujeres a someter su cuerpo al libre mercado masculino. Los derechos sexuales parten de un base de igualdad y de deseo, y mientras no se construya sociedades completamente igualitarias donde la economía no sea el motivo por el que una mujer tenga que vender su cuerpo, la prostitución seguirá siendo un mecanismo para poder seguir ejerciendo violencia contra las mujeres.

Este señor con el que lamentablemente me he cruzado es la voz de muchos hombres que apuestan por un modelo legal en el que sus deseos sexuales no sean cuestionados y donde las mujeres estén situadas en una escala en la que sus derechos son pisoteados cruelmente en un ambiente explotador normalizado social y culturalmente. Este debate se habría erradicado hace años si los explotados sexualmente fueran mayoritariamente hombres.

Fuente
https://www.eldiario.es/eldiarioex/Puteros-prostitucion_0_748575540.html